Libertadores: Ocho películas sobre los héroes de la independencia de América Latina
César Charlone - Artigas, La Redota (Uruguay)

JOSÉ ARTIGAS (1764-1850)

JUVENTUD

Nació en Montevideo en 1764. Tras estudiar en el colegio franciscano de San Bernardino, se dedicó a las tareas rurales en las estancias de su padre. En 1791, fruto de su unión con Isabel Sánchez, india charrúa, nació su primer hijo, Manuel (El Caciquillo).


En 1797 ingresó como soldado de caballería en el regimiento de Blandengues, creado para combatir el robo de ganado y el contrabando en la Banda Oriental y proteger la frontera con el Brasil. Siendo ya Oficial del Cuerpo debió retirarse del ejército por razones de salud. Artigas debió retornar al servicio activo y en 1806, durante las invasiones inglesas, participó en la reconquista de Buenos Aires y en la defensa de Montevideo.

En febrero de 1811, el Gobernador español de Montevideo, Javier de Elío, nombrado ahora Virrey del Río de la Plata, le declaró la guerra a la Junta Revolucionaria creada en Buenos Aires en Mayo de 1810. El entonces capitán Artigas desertó de la guarnición de Colonia y se puso a disposición del gobierno porteño, que le dio el grado de Teniente Coronel, para iniciar el levantamiento de la Banda Oriental contra el poder español.

CARRERA MILITAR

Artigas reclutó un ejército popular, formado por los empobrecidos gauchos orientales y las comunidades charrúas que acudían a la llamada de su hijo Manuel, a los que repartía las tierras y los ganados que les iba tomando a los españoles.

Con estas fuerzas, el 18 de mayo de 1811, derrotó a los realistas en el combate de Las Piedras y puso sitio a Montevideo hasta que el Primer Triunvirato firmó, el 20 de octubre, un armisticio con Elío comprometiéndose a retirar las tropas patriotas. Tras su sorpresa, disgustado, Artigas se retiró hacia Entre Ríos para reorganizar la lucha. Fue el éxodo del pueblo oriental.

Artigas retomó el mando tras la caída del Primer Triunvirato, a finales de 1812, y los orientales aceptaron unirse a las tropas porteñas para sitiar Montevideo. Los representantes de la Banda Oriental acudieron a la Asamblea del Directorio de Buenos Aires con precisas instrucciones de contenido federalista y revolucionario:
  • inmediata declaración de Independencia,
  • constitución republicana,
  • libertad civil y religiosa,
  • igualdad de todos los ciudadanos,
  • gobierno central con respeto a las autonomías provinciales,
  • el establecimiento de la capital fuera de Buenos Aires.
La Asamblea rechazó las propuestas y convocó otro Congreso para elegir nuevos diputados. Artigas rompió con Buenos Aires y fue declarado traidor. Esta ruptura se debió a que la clase alta porteña temía:
  • la posible alianza de Artigas con San Martín que aceleraría la independencia en contra de los deseos de Gran Bretaña, ahora aliada de España,
  • la influencia que el caudillo oriental, debido a su popularidad, podía extender al resto de las provincias,
  • que la acción de Artigas fuera un peligroso ejemplo, que propugnaba un serio cambio social con el reparto de tierras y ganado entre los sectores desposeídos, poniendo en juego la base de su poder económico.
José Artigas fue el primero en plantear claramente en el Río de la Plata las ideas del federalismo:

“Tomando por modelo a los Estados Unidos yo quería la autonomía
de las Provincias, dándole a cada Estado un gobierno propio…
Los pueblos deben ser libres.”

En 1814, varias de las actuales provincias argentinas arruinadas por la política de Buenos Aires, formaron la Liga de los Pueblos Libres y se unieron a los orientales. Como Protector de la Liga, Artigas luchó contra el centralismo del Directorio. Un año más tarde, Artigas recuperó Montevideo, ocupada hasta entonces por las tropas porteñas y convocó en Concepción del Uruguay al Congreso de los Pueblos Libres. Sus primeros actos fueron:
  • jurar la independencia de España,
  • izar la bandera tricolor atravesada por una franja roja (símbolo del federalismo),
  • no concurrir al Congreso de Tucumán convocado por el Directorio, en protesta por la actitud del gobierno porteño.
TRAICIÓN

En 1817, para terminar con Artigas, el Directorio fomentó la invasión de los portugueses, que tomaron Montevideo. A finales de 1819 la Liga decide enfrentarse contra los dos frentes, las fuerzas centralistas de Buenos Aires y los portugueses. Pero finalmente Artigas es derrotado por los portugueses en Tacuarembó.

Debido a esta situación de debilidad, algunos de los caudillos de la Liga, firman a espaldas de Artigas el Tratado del Pilar, abandonándole. Ante la traición, y tras ser derrotado, Artigas marcha hacia el exilio en el Paraguay.

Allí vivió humildemente en una modesta chacra rodeado de indios y campesinos que lo llamaban en guaraní Caraí Marangatú, el Padre de los pobres. Después de tres décadas de exilio paraguayo, Artigas murió, a los 86 años, el 23 de septiembre de 1850.

No lucía alamares ni medallas el uniforme del caudillo del Sur, cuyo único anhelo fue la libertad de América.

Inicio   Proyecto    Películas   Productores    Colaboradores   Prensa
© Wanda 2009 - web: animo.es